La ciudad inhabitada

"— ¡Hijo de puta, devuélveme mi vida! ¡Mis amigos, mi familia! ¡Devuélveme a la gente! Monstruo repugnante. Devuélveme todo lo que me has quitado. Te odio, asesino ¡Ojala te pudras en el infierno!"
 
   La Ciudad Inhabitada es el limbo adonde viaja la mente del propio Ignacio Becerril cada vez que comienza a fraguar una idea o una historia. Es ese punto de inflexión que pende de las demás dimensiones de nuestra realidad. La misma realidad que nos obliga a coger el metro para ir a trabajar o a comprar el pan cada mañana. Entrar dentro de esta Ciudad Inhabitada es rebelarse contra todo lo que nos ata a esa monotonía. Se trata, por tanto, de un ejercicio liberador, con esqueleto de fábula, que explota las dos grandes habilidades de este escritor: la imaginación al servicio de una trama (me encanta sobre todo cómo hila los capítulos iniciales con el núcleo central de la historia), y el final sorpresivo; todo ello formando una historia grotesca que lleva puesto el terror como disfraz, pero que, una vez más, se acaba revelando como sobrecogedora historia de amor.
 IGNACIO CID HERMOSO

5 comentarios:

  1. Vlad_Temper dijo...

    Con este pequeño relato dividido en partes y capítulos y con epílogo y todo nos da la bienvenida el bueno de Nachob.
    Si bien puedo adelantar que el final me resultó algo predecible a partir de cierto punto (aproximadamente entre el segundo tercio y el tercer cuarto), no es menos verdad que la culpa la tuvo cierto relato corto que leí hace años con una premisa semejante.
    Que por cierto también me resultó predecible a partir de cierto momento porque yo mismo había estado a punto de parir una idea semejante.
    O lo que es lo mismo, que dudo mucho que otro lector con semejantes antecedentes en su haber de muñecas rusas encuentre predecible el final de esta historia. Pero, más importante de todo, de entre todas las versiones de esta misma historia que he tenido el placer de leer mi favorita es la de Nachob, y eso que se tiene que enfrentar con uno de mis hijos no-natos, con toda la potencialidad que éstos tienen, así que no es moco de pavo ni mucho menos.
    Ya sin dar tantas vueltas absurdas al tema, cuatro escenas aparentemente inconexas demuestran ser parte de un mismo cuadro observado a través de un prisma de extrañeza. Poco a poco, el horror va impregnando hasta el ambiente más bucólico, dando lugar a la pesadilla y la desesperanza con una maestría que produce escalofríos.
    Sólo le puedo achacar que no me gustan nada ciertos detalles del epílogo, demasiado, como decirlo, vinculantes con el relato. Nachob y aquellos que me lean sabrán a qué me refiero.

  2. Raelana dijo...

    SPOLIERS!!!!!!!




    Este es mi relato favorito, el escenario es tan sugerente, la idea de un mundo interior solitario, donde los recuerdos se van desvaneciendo poco a poco, la aceptación del protagonista, el luchar por lo que realmente le merece la pena. En un relato magnifico.

    El epílogo quizás no necesitaba tanta explicación, simplemente centrar la situación para que comprendieramos qué hemos estado viendo. No hacía falta atar todos los cabos, en eso estoy de acuerdo con Vlad.

  3. Oski dijo...

    ¿Cómo explicar lo inexplicable? ¿Cómo superar un llanto de tristeza amargo y convertirlo en algo hermoso?
    La explicación, supongo, está en este relato...

    Cuando un monstruo se apodera de ti y nada puedes hacer pocas veces nos paramos a pensar lo que estará sucediendo. ¿Por qué no recurrir entonces a literatura?

    Lo que al principio parece un relato de ciencia ficción se torna de pronto en la más pura y cruel de las realidades. El fin ha llegado, puede acabar con todo, menos con el amor. Si no hubiera derramado una lágrima al leerlo no me podría considerar humano.

  4. Ángel Vela dijo...

    De salida debo decir que me gustó, aunque me costó meterme en la historia. Ciertas cosas me chirriaron, aunque también es cierto que algunas tienen su explicación al final y que todas las piezas encajan.

    El arranque es sugerente y te deja con ganas de saber más. Por otra parte, me costó conectar con los personajes, tanto por ellos en sí, como por las charlas y la manera de enfocar según que situaciones. No estropea, pero creo que se podría haber hilado más fino y darle un poco más de naturalidad.

    Otra pequeña pega que le vi al relato, y es el único de la antología con el que me pasó por el momento, fue la prosa. Aunque no lo leí con espíritu corrector, si es verdad que algunas cosas me saltaron a la cara. No faltas de ortografía, pero si repeticiones o frases que no me convencieron demasiado, (quizás algo abigarradas en contraposición con lo que es la línea general del relato). En cualquier caso, es algo que solo vi en los primeros compases. A partir de cierto punto el relato arranca y te atrapa hasta el final, y qué final.

    Sin destripar nada diré que tiene momentos de mucha fuerza visual, incluso partes con cierta épica o que consiguen conmover. Un relato muy humano y con algo importante que no supe ver hasta después. Es de los que dejan su pocito y los que se disfrutan más cuando se deja pasar el tiempo.

  5. Erein dijo...

    Este está muy bien. El ritmo es cojonudo, porque al alternar historias y no ser pedazos muy largos las páginas vuelan en tus manos. La historia es MUY MUY original....
    y lo que si que no me gustó fue el epilogo XD para mi el relato termina sin epilogo

Publicar un comentario